viernes, 27 de mayo de 2016

TEBEOS FERIA DEL LIBRO

A estas alturas del año ya hemos leído algunos de los mejores comics de 2016. Pero todavía quedan algunas rarezas sueltas, piezas de difícil clasificación que no deberían de pasar desapercibidas.

TEBEOS NO TAN NUEVOS NI TAN VIEJOS


Que no, que no me muero de María Hernández Martí y Javi de Castro
Que no, que no me muero de María Hernández Martí y Javi de Castro
Una impecable reflexión sobre el cáncer servida a través de un dibujo de narrativa minimalista en la onda de Chris Ware. No es la primera vez que se nos ofrece una versión de primera mano de los destructivos efectos de la enfermedad, ni la primera en clave de humor. Pero, pese al tema, es un tebeo bonito y de agradable lectura.



Democracia de Alecos Papadatos, Abraham Kawa y Annie Di Donna. edita Alianza
Democracia de Alecos Papadatos, Abraham Kawa y Annie Di Donna. 
Los autores de Logicomix buscan refuerzos para contarnos el nacimiento de la democracia. El dibujo tiene garra y el tema es extremadamente interesante. Pero de alguna forma se pierden en el desarrollo y, aunque cuentan con un gran final, supone un verdadero esfuerzo llegar hasta él.


Aquí vivió de Isaac Rosa y Christina Bueno.
Aquí vivió de Isaac Rosa y Christina Bueno. 
Era inevitable que en un momento en que los desahucios impulsan carreras políticas y copan minutos de televisión alguien los emplease como tema para un comic. Lástima que a las buenas intenciones no les hayan sumado algo de talento.

Fenix de Osamu Tezuka.Edita Planeta deAgostini
Fenix de Osamu Tezuka. 
No podía dejar que la tremenda saga del maestro Tezuka concluyese sin al menos señalarlo. Con el Tomo doce desborda la frontera de las tres mil páginas dedicadas a un trabajo desmedido e irregular pero lleno de grandeza. Cualquier cosa podía pasar en las páginas de Fénix y en cualquier momento. El Disney japonés es imprevisible y torrencial y su lectura siempre recomendable.


¡Socorro! ¡¡Mi madre tiene Facebook!! de Carles Ponsí. Grafito Editorial
¡Socorro! ¡¡Mi madre tiene Facebook!! de Carles Ponsí. 
Simpático y sin pretensiones. La madre del autor emplea un lanzallamas para encender el ordenador y dice Yusuf en lugar de YouTube. Resulta fácil identificarse con esa señora incapaz de estar tecnológicamente actualizada pero que sin embargo emplea con entusiasmo todos los nuevos juguetes que el hijo pone a su alcance. ¿Mi chiste favorito? Cuando la madre le manda un mensaje al móvil de su hijo… para explicarle que se lo ha dejado en su casa.


Hellblazer de Jamie Delano.John Constantine edita ECC
Hellblazer de Jamie Delano. 
Alan Moore había creado al personaje de John Constantine, un detective de lo sobrenatural con los rasgos de Sting que hacía de maestro jedi para la Cosa del Pantano. Alguien pensó que tenía posibilidades y lo lanzaron en una serie propia. Los primeros números los escribió Jamie Delano y fueron dibujados por John Ridgway. Las enloquecidas ocurrencias del guionista alcanzaron tal nivel de depravación que el ilustrador acabó abandonando la serie, ausencia que se acusó de forma notable. Este recopilatorio permite disfrutar de aquella primera etapa, con episodios realmente antológicos y dos extras muy jugosos: el excepcional “Santo maldito”, con dibujo de Talbot, y los números de The Horrorist, con arte de David Lloyd.


Flash Back en negro de Manel Gimeno. Edita Reino de Cordelia
Flash Back en negro de Manel Gimeno. 
Los tebeos de Cordelia, la editorial que firma esta recuperación, ha establecido varias líneas de trabajo muy diferentes. Por un lado reeditando clásicos imprescindibles, como es el caso de los volúmenes que ha dedicado a McCay o a Herriman, por el otro apostando por autores jóvenes, como en el tebeo sobre Joselito firmado por Jose Pablo García, y finalmente rescatando del olvido a creadores raros o no muy populares, como hicieron con Javier de Juan y ahora con Gimeno. El tomo agrupa las historias de un detective en la onda de Blade Runner, una serie de negra con toques de ciencia-ficción muy típica de los ochenta y que cuenta con el interés añadido de que Mique Beltrán firmaba algunos de los guiones. Una verdadera rareza.

Paria de Kirkman y Azaceta edita Planeta comic
Paria de Kirkman y Azaceta. 
El talento de Kirkman sigue deslumbrándonos desde las páginas de The Walking Dead y sus nuevas líneas argumentales no han decepcionado a sus seguidores, entre quienes me cuento. Quizás empiezo a notar algo más de cansancio en Invencible, otra de sus series en marcha. Paria llega a su segunda entrega y, aunque el color sigue siendo muy agradable, al dibujo le falta cierta fuerza narrativa. Con todo tiene sus momentos y si necesitan una dosis extra de Kirkman aquí pueden conseguirla.

Macanudo 11 deLiniers. Edita Reservoir Books
Macanudo 11 deLiniers. 
Es habitual olvidarse de series que llevan años en marcha como ésta. E injusto. Si aplaudí en su momento la aparición de este humorista argentino ahora debo rendirme ante su capacidad para renovarse y mantenerse fresco después de tanto tiempo. Siempre incluye algún chiste realmente bueno. Como el de Han… Solo.
Leer más...

viernes, 20 de mayo de 2016

EL ALA ROTA de ALTARRIBA y KIM

El ala rota de Antonio Altarriba y Kim, edita Norma Editorial
Norma editorial.
Barcelona, 2016.
264 páginas, 23,90 euros.

VOLANDO VENGO


En 2009 Altarriba y Kim publicaban El arte de volar, novela gráfica que al año siguiente se hacía con el Premio Nacional de Cómic. En ella el guionista contaba la vida de su padre. Ahora llega el turno de la madre.


El dibujo de Kim no desfallece a lo largo de las más de doscientas cincuenta planchas que componen el volumen. De nuevo Altarriba hace hablar por los codos a sus héroes, aunque en esta ocasión prescinde de la voz del narrador. Pero vuelve a imponer su punto de vista como testigo lúcido y referencia moral a unos personajes que prolongan el discurso de su libro anterior, con matices.

Para mi gusto el comienzo es muy torpe, con ese hijo que, ante su madre muerta, suelta: “¡Qué poco sabía de ti, mama…! O, peor, ¡Qué poco caso te hice…! No te escuché ni me preocupé en entenderte… Ahora cobran sentido muchas cosas… empiezan a encajar las piezas del puzzle…”
Tras ese tremendo subrayado, lo cierto es que toda la infancia de la madre, empezando por la brutal escena del parto, resulta interesante.
Kim aporta veracidad a esa descripción de una España rural y salvaje con un dibujo tan atractivo como sólido. Pero el guión se distrae mucho con las andanzas teatreras del padre, abandonando al personaje principal. Me interesan bastante las desgracias y la evolución de la protagonista, mientras que la decadencia y las borracheras de su progenitor me cansan y me sacan de la historia.

En el segundo acto, el salto a la gran ciudad funciona muy bien. Cuando la apocada pueblerina se convierte en una gobernanta segura de sí misma realmente nos creemos su crecimiento, maduración y mejora. Aún más, sus tropiezos con el personal de la casa, la forma en que se enfrenta a los problemas, la exposición de las intrigas que abundan en el entorno de su patrón, todo eso está contado de forma que ayuda al relato principal, lo empuja hacia adelante.

El ala rota de Antonio Altarriba y Kim, edita Norma Editorial
Tras el matrimonio, la tercera parte vuelve a irse por las ramas. Acierta en algunos detalles íntimos, como la complicad vida conyugal de la pareja, pero se nota que al guionista le encanta la historia del general y permite que el relato se incline hacia su figura, olvidando de nuevo a la protagonista. Es cierto que las desventuras de ese militar franquista que sin embargo intrigó para recuperar la monarquía son interesantes. Pero en el conjunto de la obra ocupan demasiado espacio y son un escollo casi insalvable.

La última parte adopta un aire algo más ligero y al menos tiene la virtud de ser breve. El balance es irregular. Creo que hay pasajes intensos y veraces dentro de un conjunto desequilibrado y que pierde el foco con frecuencia. Me quedo con el segundo acto, de una precisión narrativa de libro, con todos los niveles de la acción encajando entre sí y apoyándose unos a otros a la perfección. El tono general recuerda al del primer libro, en cuanto a la sensación de reproche que transmitía. Allí era hacia el padre, el inútil que no había sido capaz de luchar por sus ideales y que hacía bien suicidándose. Aquí el dedo acusador no es tan firme, básicamente se repasan las desgracias de una infeliz que vivió lo mejor que pudo, a pesar de tener todo en contra: lisiada, mujer en época de hombres, casi analfabeta, beata… Altarriba contempla a su madre desde su atalaya moral aunque por otro lado parece sentir un innegable afecto por ella y el volumen se resiente de esa ambivalencia. La admira por su abnegación y su capacidad para sobreponerse a las circunstancias adversas, pero al tiempo odia la base cristiana que es el motor y el apoyo de su progenitora. En ese sentido el guión no ahorra burlas hacia toda monja o cura que aparece en las viñetas, no hay uno bueno, ya hemos pillado la idea.
Leer más...

viernes, 13 de mayo de 2016

STARLIGHT de MILLAR y PARLOV

Starlight de Millar y Parlov, edita Panini Comics El regreso de Duke McQueen
Panini Comics. Barcelona, 2016.
168 páginas, 14,99 euros.

LOS HÉROES NO SE JUBILAN


Mark Millar regresa con una atractiva revisión de Flash Gordon o Carter de Marte. Le acompaña el increíblemente talentoso Goran Parlov, con resultados explosivos.


No me atrevería a decir que es uno de los tebeos del año, pero sí de los que he leído con más delectación y placer. Como en sus ilustres precedentes, parte de una premisa casi imperialista. Un pueblo vive bajo la bota de un tirano y, de repente, llegado de otro planeta aparece el héroe rubio y salvador. Con su bravura y valentía depone al dictador de turno y reinstaura la democracia liberando a los sufridos indígenas de sus padecimientos.

Con estos supuestos propios de un tebeo de Corto Maltés, poco podría hacerse a priori, excepto burlarse de ellos. Pero Millar sobrevive al tufillo colonial y casi racista del planteamiento a base de ironía y de un recurso que lo identifica como el excelente guionista que es. Es un giro en el argumento que le permite construir un gran comienzo y un muy satisfactorio final, de esos que dejan al lector con la sensación de “¡qué bien me lo he pasado!”.

La idea es tan simple como eficaz. ¿Qué pasaría si no quedaran pruebas de las hazañas de Flash en Mongo, si nadie se creyera que había derrotado al cruel Ming? Eso es lo que le ocurre a su protagonista, el apacible jubilado Duke McQueen. Los adoradores de John Wayne, entre quienes me cuento, apreciamos el guiño que introduce en el nombre del héroe, ese “Duke” que era el apodo habitual de Wayne. Y es que tiene mucho del mítico actor o de algunos de sus papeles más recordados. Especialmente en el nostálgico arranque, donde se presenta cómo un anciano triste y solitario, que acaba de enviudar y apenas recibe visitas de sus hijos. Es el tipo loco que fabuló aventuras en un planeta desconocido. Ayudado por el dibujo expresivo y directo de Parlov, en este caso con los acabados del Moebius más despojado, Millar describe a un tipo derrotado por la vida y unas circunstancias que lo han llevado a convertirse en el chiflado del que todo el mundo se burla.

Starlight de Millar y Parlov, edita Panini Comics Superhéroes ciencia ficción
Lógicamente, la situación cambia cuando vuelve a recibir noticias del planeta que había liberado muchos años atrás. Ahí se inicia una trepidante aventura en la que cruza la galaxia para enfrentarse con nuevos villanos, rodeado por un puñado de coloridos comparsas. Si al inicio el personaje se aproximaba a algunas de las más melancólicas figuras fordianas, con la vuelta a Tántalus el tono recuerda más al Hawks de El Dorado o Río Bravo. Duke es un profesional que hace lo que debe. Aquí, aunque correcta, la narración resulta más convencional. Aparece un malo sádico y amenazador, las peripecias son tan emocionantes como debieran y Parlov nos deslumbra con sus ciudades, paisajes y arquitecturas alienígenas. Todo, de los uniformes al diseño de las astronaves, tiene un enternecedor aire camp, aunque con una carcasa despojada y fresca, el dibujante desnuda su trabajo de artificios y nos permite disfrutar con la fuerza estructural de sus figuras y la imaginación que destilan sus ambientes y escenarios.

Pero, en realidad, estamos esperando a que Duke vuelva a casa para comprobar si esas nuevas andanzas han supuesto algún cambio o no. Y sí, el final es tremendamente satisfactorio, como se suele decir colma todas las expectativas. Es divertido y emocionante y yo les aseguro que si se leen este tebeo se lo pasarán muy bien.
Leer más...

martes, 10 de mayo de 2016

ANTICIPACIÓN PREMIOS DE CÓMIC

¡¡Felicitaciones a los premiados!!

En 2003 hicimos una expo sobre Rubén Pellejero en el Solleric.
En 2010 recibía el Gran Premio del Salón de Barcelona.

En 2006 hicimos una expo sobre Gallardo en el Solleric.
En 2014 recibía el Gran Premio del Salón de Barcelona.

En 2007 hicimos una expo sobre Ana Miralles en el Solleric.
En 2009 recibía el Gran Premio del Salón de Barcelona.

En 2011 hicimos una expo sobre Blanco en el Solleric.
En 2016 recibía el Gran Premio del Salón de Barcelona.

¿Quién será el siguiente? Leer más...

viernes, 6 de mayo de 2016

COMICS DE BALEARES

DONDE NO LLEGA EL INVIERNO


Las noticias sobre comics se acumulan en Baleares. Permítanme que enumere algunos de los productos y eventos que no deberían perderse.


Balears abans i ara de Quim Bou edita Dolmen
Comienzo por una serie que lleva años en marcha, Balears Abans i ara, que tomo a tomo construye una historia de las Baleares para todos los públicos. Con su tono amable y desenfadado va camino de convertirse en una de las mejores crónicas locales publicadas hasta la fecha.

Asegura el rigor científico del proyecto Antoni Marimon, profesor de historia y sin embargo voraz lector de comics. Y no es el único, lo que convierte a la U.I.B. en uno de los escasos recintos universitarios donde el medio es tratado con respeto. Y que dure.

Marimon firma también el prólogo de un impresionante volumen recopilatorio: ADN Cosmos Factory. Es una reedición de dos fanzines de Formentera que duraron más de diez años, entre 1985 y 1998. Un tiempo realmente largo tratándose de productos como este, de aparición efímera y azarosa.

ADN Cosmos Factory
El recopilatorio está hecho con mucho mimo y permite revisar el trabajo de diversos aficionados que, pese a las evidentes influencias que todos podemos reconocer, alcanzaron una calidad casi profesional. Sobresalen Vicent Ferrer, que contextualiza los diferentes números de la revista en esta edición especial, y Juan Moreno, que firma la portada. Moreno llegó a colaborar con La Cúpula y sus historietas son sin duda las más interesantes, justifican por sí solas la adquisición del volumen. Si consiguen encontrarlo, ya que su distribución no va mucho más allá de Formentera y algunos puntos de Barcelona.

La obra cuenta con la ayuda del I.E.B., institución que ha mantenido su programa de subvenciones para que dibujantes de comics e ilustradores puedan viajar a ferias como la de Bolonia o la de Angulema y establecer los contactos necesarios para mantenerse en la profesión.

la saga de Atlas & Axis, volumen 3 de Pau edita Dibukks
También aportan dinero a los editores interesados en traducir las obras de los autores locales, lo que facilita que creadores como Pau hayan visto sus volúmenes publicados en diversos países, de Inglaterra a Polonia pasando por Italia. Acaba de llegar el tercer tomo de su Saga de Atlas y Axis, con una impactante portada que nos recuerda una conocida imagen de Los Vikingos de Fleischer. Su tomo con Las Cansiones de Ossifar se mantiene en las librerías y las ventas indican que a la gente le gusta leer ese idioma mestizo y desacomplejado en el que pueden reconocerse, el mallorcano.

Otro autor viajero es Guillermo Sanna. Tras muchos años buscando su hueco en el mercado americano, finalmente lo ha encontrado. Ha ido de la mano de otro creador español, El Torres, que escribe y edita sus trabajos directamente para Norteamérica.
Straitjacket de El Torres y Guillermo Sanna edita Amigo Comics
Ha concluido la publicación de los cuatro comic-books que componen la miniserie Strait-Jacket (camisa de fuerza) y se espera su próxima edición en español. Sanna exhibe un espectacular blanco y negro sazonado con algunos llamativos rojos. Su dominio de la iluminación, su narrativa y la expresiva actuación de sus personajes hacen de él un autor a tener muy en cuenta.

No es el único creador emergente. Recientemente algunos fanzines agrupaban a la plana mayor de los aspirantes de las islas. Primero los Pequeños cadáveres envueltos en plástico, publicación que sirvió para promover el aniversario de la librería Gotham Comics, un local de referencia para todos los aficionados al medio en Palma.

Más tarde llegó Deriva, revista de la que ya se han publicado dos números.
Estas aventuras editoriales suelen estar compuestas de material diverso e irregular pero su mérito consiste en permitir que autores en ciernes vean su trabajo publicado y aprendan con la experiencia.

Algunos calibrarán mejor su pantalla y otros se desprenderán de textos innecesarios. Con un poco de suerte dentro de muchos años estas humildes publicaciones figurarán como el lugar en el que algún dibujante de interés inició su carrera.

Bartolomé Seguí exposición Interseccions Solleric
Quien estos días nos permite asistir a sus comienzos y repasar su ya amplia trayectoria es Tomeu Seguí. Tras varios años de retraso finalmente ha podido colgar su retrospectiva Interseccions en el Solleric, con Juan Roig como comisario de la muestra. En el momento de escribir estas líneas todavía se discute cómo financiar el catálogo, del que daré noticia cuando se publique.

Nuestro Premio nacional de Cómic nos permite disfrutar con las diferentes etapas que componen su carrera, de sus ochenteros comienzos en revistas como El Víbora, Madriz o Cairo, hasta los álbumes de la actualidad, con guionistas como Gabi Beltrán o Hernández Cava.

Fascina comprobar sus cambios de técnica y sus diversos sistemas de coloreado. La expo cuenta con varios agradables extras, como un mural pintado para la ocasión que reúne muchos de los personajes del autor o numerosas publicaciones originales que ilustran su labor como dibujante editorial. Aunque sus planchas de la última época me parecen excelentes y sus lápices son muy expresivos, debo confesar que siento una especial debilidad por algunas de sus piezas más pequeñas, como las que conforman el fenomenal conjunto de microviñetas para libros de texto. O las tiras que publica cada día en la ilustre competencia. Sus caricaturas funcionan no tanto por el parecido como por la actitud, consigue de manera muy eficaz capturar la esencia de nuestros gobernantes y trasladarla al papel de forma sencilla y directa. Además aporta un extra de amabilidad, sus protagonistas son como niños traviesos, su Matas era enternecedor, también su Bauzá y no falla ahora con los miembros del Pacto. Aunque ha ido abandonando sus entintados con pincel o rotulador a favor de la inmediatez del lápiz, muchos de estos dibujos rápidos y mínimos son encantadores. Además, sigue al frente del Cluster de Comic, acompañado por su mujer Sonia. Estos días se están confirmando ya los primeros invitados para las jornadas de Comic de este año y algunos proyectos como un volumen realizado en exclusiva por varias autoras de la isla. Tratará sobre algunos miedos muy femeninos y promete ser muy interesante.

Me despido con un proyecto en el que llevo cuatro años trabajando. Finalmente ya tenemos fecha de inauguración en el Solleric, que ha decidido ponerse al día con las actividades comiqueras a lo grande. El próximo 29 de septiembre, con permiso de la autoridad y si el tiempo no lo impide, se abrirá al público la exposición Ditko Unleashed. Será sin duda uno de los grandes acontecimientos del año, prepárense.
Leer más...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...